Política y politiquería en Timaná. Esperemos que este año cambien las cosas.

Gran parte del descrédito de la política se debe al mal uso de su ejercicio, pareciera ser una actividad poco inteligente, de corto alcance, oportunista, histriónica y que solo se modifica por un cálculo de conveniencia (JORGE TORRES CASTILLO).

La Real Academia española define la politiquería como la acción de politiquear, es decir, intervenir en política, tratar la política con superficialidad o a la ligera y específicamente en Colombia y América Latina es sinónimo de intriga y bajeza.

Un politiquero es aquel individuo que no tiene en cuenta el ideal de la política, como el arte del trabajo para la promoción del bien común, sino que utiliza los métodos políticos para su propio beneficio.

Un político ejerce la política como vocación de servicio y tiene una actitud incorruptible. En su mente está siempre el proyecto social, el desarrollo de todos y propuestas pensadas para la solución y superación de crisis.

Un politiquero ejerce la política no como vocación sino como empleo para su propia subsistencia. Habla de lo social, de la economía, de promesas y demás no porque sepa de esos temas o quiera ejercer cambios sociales en beneficio de todos, sino porque los copia para impresionar a las masas y ganar adeptos.

En ese orden de ideas, y, teniendo en cuenta las elecciones para alcaldía y concejo que se vienen en Timaná, esperemos que en esta oportunidad se empiece el cambio y no sigamos viendo lo mismo de siempre, candidatos que están acostumbrados a politiquear y lograr a cualquier costa su objetivo de ocupar uno de esos cargos.

Candidatos que repiten una y otra vez los mismos discursos y artimañas con el fin de captar adeptos a sus campañas, adeptos que al final de cuentas terminan reprochándose porque la oveja dejó al descubierto su piel de lobo, se dan golpes de pecho y al cabo de un corto tiempo se olvidad de su desgracia y terminan aceptando todo como normal.

Esperemos que los candidatos de este año realmente hagan política y no politiquería, que sean claros y honestos a la hora de hacer y llevar a cabo sus planes de gobierno, que sean originales y no la copia de los modelos politiqueros del país.

Esperemos que los candidatos a la alcaldía y concejo en Timaná piensen en grande, que no sean conformistas, que no se limiten en sus funciones, que empiecen a convertirse en verdaderos políticos y no en marionetas del oportunismo, ya los timanenses no comen cuento, así que, a ponerse las pilas, la semana de pasión ya paso, queremos ver propuestas y candidatos aterrizados, que le den soluciones a tantas necesidades de la comunidad y que no sean pañitos de agua tibia, no sea que salgan crucificados.


SERVICIO DE DRON

INFO 3115931265

MAMELUCOS PERSONALIZADOS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *